Los piojos son insectos con una importante variedad. Hoy día, se han detectado más de 3.000 especies de piojos, de las cuales 500 afectan a mamíferos y sólo tres al ser humano. Cada piojo es específico de un huésped, por lo que los piojos humanos no infestan a otros animales.

La infestación por piojos, también conocida como pediculosis, es la parasitosis más frecuente en nuestro entorno y se ha convertido en un problema social, más aún con la aparición de resistencias a los tratamientos convencionales. Este genera malestar en las familias que los padecen, por lo que el consejo del farmacéutico se hace más necesario e importante, si cabe. Es vital ofrecer siempre una recomendación preventiva y tranquilizadora, así como conocer bien los productos para ofrecer a cada paciente la mejor solución a su caso particular. Es por ello que, a través de este artículo, queremos ofrecer varios consejos para evitar la infestación por piojos.

¿Cómo evitar el contagio de piojos?

Niños

  1. La primera medida siempre tiene que ser informar al entorno cercano que ha podido tener contacto con la persona infestada (escuela, guardería, familia, amigos, etc.), tanto adultos como niños, para hacer una inspección y realizar tratamiento si se detectan liendres o piojos.
  2. Tratar el mismo día a todos los miembros de la familia o del entorno que estén infestados.
  3. Establecer y educar sobre las medidas preventivas tanto para los no infestados como para prevenir re-infestaciones en los ya tratados.
  4. Tras 24 horas del tratamiento, si ha sido efectivo, la persona puede volver a su vida normal (colegio, guardería, etc.) y no hay riego de transmisión.
  5. Los pediculicidas no deben usarse nunca como preventivos.

¿Qué medidas higiénicas debo seguir para impedir la transmisión?

  1. Revisar la cabeza periódicamente, sobre todo, detrás de las orejas, en la nuca y el flequillo
  2. Lavar el pelo 2-3 veces/semana con un champú adecuado.
  3. Peinar el pelo 2-3 veces al día.
  4. No compartir los peines, cepillos, diademas y otros accesorios para el pelo mientras haya riesgo de contagio. Para desinfestarlos, sumergirlos en agua caliente (65ºC durante 5-10 minutos), alcohol o una solución pediculicida durante una hora.
  5. Lavarse las manos y las uñas con frecuencia (se pueden acumular huevos o liendres bajo las uñas largas).
  6. Cuando los piojos están dentro del agua (el mar, la piscina, la ducha) entran en un estado de animación suspendida, pero se mantienen agarrados al cabello. Por lo tanto, es improbable que los piojos se transmitan en el agua, pero sí podemos contagiarnos al compartir toallas o guardar artículos personales y ropa cerca de objetos infestados. Así, a los niños se les debe enseñar a no compartir ese tipo de artículos, tanto en la piscina como en los vestuarios.
  7. La ropa sospechosa de haber tenido contacto con los piojos (sábanas, toallas, bufandas, gorros, etc.), se lavará con agua caliente con el detergente habitual a 60ºC (las liendres mueren por encima de los 50ºC durante 5-10 minutos). Si es posible, se recomienda secar a alta temperatura (secadora) y usar plancha de vapor.
  8. Los juguetes de tela y peluches, siempre que lo permita el fabricante, se deben lavar a temperatura elevada.
  9. No es necesario lavar asientos del coche, sofás, sillones, alfombras, etc., aunque si bien deben limpiarse con aspiradores. Lo mismo ocurre con los muebles. Hay que recordar que como máximo pueden sobrevivir 48 horas fuera de la cabeza de un humano.

La infestación por piojos es cada vez más común. De hecho, se estima que entre el 5-15% de la población escolar, en España, está infestada. Suele ser más frecuente en niños de 5-12 años, y más en las chicas que en los chicos. Recordar también, que los piojos no entienden de clase social, raza, situación económica o nivel de higiene. De hecho, los piojos prefieren el pelo limpio, ya que les resulta más fácil adherirse a él. Una higiene meticulosa no previene la infestación. Por lo que, se recomienda implantar todas las medidas posibles para evitar así el contagio por piojos.