La subida de las temperaturas, la llegada del verano, trae consigo la proliferación de plagas de insectos, entre ellos los mosquitos. En épocas estivales, es rara la persona que no es atacada por algún insecto, ya sea mosquito u otros como avispas, abejas, garrapatas, etc. Es por ello que, conocer la procedencia de la picadura en cuanto al tipo de insecto es vital para proceder al tratamiento. En las siguientes líneas, trataremos de explicar los diferentes tipos de insectos más comunes y su tratamiento.

¡Prestad atención!

Tipos de picaduras de insectos más comunes:

  1. Picadura de mosquito

La picadura de mosquito se manifiesta con un punto rojizo e inflamación que causará escozor más o menos fuerte. El grado de inflamación variará en función de la sensibilidad individual.

Para su tratamiento se recomienda aplicar una loción de calamina o una pomada, loción o stick antihistamínico. En el momento de la picadura, puede aplicarse un preparado de amoniaco. Si las picaduras son muy numerosas, puede administrarse medicación antihistamínica por vía oral.

  1. Picadura de abejas y avispas

Las abejas sólo pican como defensa, dejando su aguijón dentado en el lugar de la picadura. Tras esto, la abeja muere, ya que se desprende una parte del abdomen del animal. El aguijón se debe extraer para detener la liberación del veneno. Se recomienda hacerlo rascando con un objeto de borde recto, como una tarjeta de crédito o con la uña, nunca usar pinzas.

El veneno de las avispas es más tóxico que el de las abejas. Las picaduras en la boca o la laringe, pueden producirAbeja sobre flor asfixia por obstrucción de la laringe. Las avispas pueden picar y morder varias veces ya que disponen de un aguijón retráctil que no se pierde tras la picadura, por lo que generalmente, no mueren. Las picaduras de avispas se caracterizan con un punto central rojo, con un halo alrededor rojizo y un pequeño edema que lo envuelve. Con normalidad, se resuelve en pocas horas.

En el momento de la picadura, nunca se debe aplastar una abeja o una avispa ya que se contribuye a difundir el veneno ni poner barro sobre la herida, esta podría infectarse.

Algunos de los tratamientos recomendados son:

  • Lavar la zona con agua y jabón, sobre todo tras la extracción del aguijón de la abeja.
  • Aplicar hielo o compresas impregnadas de agua fría y limón o vinagre.
  • Emplear un lápiz de amoníaco o pomada antihistamínica.
  • Aplicar corticoide tópico de baja concentración varias veces al día.
  1. Picadura de chinches y pulgas

Las picaduras de chinches suelen ocasionarse normalmente de noche, las de pulga en cualquier momento del día. La lesión y tratamiento es similar a la picadura de mosquito, salvo si se observan picaduras agrupadas, producidas por el mismo insecto.

  1. Picadura de garrapata

Suelen transmitirse a través de animales domésticos o en entornos rurales. Estas picaduras se detectan como una pápula que pica, la cual suele desaparecer en 48 horas o evolucionar a una escara necrótica que tarda en dispersarse y tiende a sobreinfectarse por rascado. En ocasiones, se genera una inflamación de los ganglios linfáticos en esa área.

Cuando se produce una picadura de garrapata se debe extraer inmediatamente el insecto, con unas pinzas curvas o con pinzas de depilar, tirando de ella hacia afuera con un movimiento firme y constante. Estos insectos utilizan sus quelíceros o “ganchos” en la piel para fijarse y alimentarse de sangre durante días. Es por ello que, si se arranca de forma brusca, los quelíceros quedarán dentro de la piel, con riesgo de infección. Tras la extracción, se debe desinfectar la zona con alcohol o agua oxigenada.

  1. Picadura de araña

En España, las picaduras de araña más comunes corresponden a estos tipos de araña:

  1. Picadura de Viuda Negra.

La especie española de Viuda Negra es común en el ámbito rural en zonas cálidas próximas al Mediterráneo. Su picadura se asocia a una mordedura que suele aparecer tras unos 30-40 minutos con forma de una placa con urticaria y un halo eritematoso, junto a dos puntos de inoculación. Se acompaña de dolor, escozor, y algunos síntomas sistémicos como sudoración, agitación e inflamación de ganglios.

  1. Picadura de araña Marrón.

Esta especie vive en la cuenca mediterránea y es preferentemente doméstica. La picadura de araña marrón, o de los rincones, no suele producir dolor. Aparentemente se observa como dos puntos correspondientes a los quelíceros, edema, enrojecimiento y rodeado todo esto de un halo azulado.

Para tratar estas picaduras se recomienda la limpieza y desinfección de la zona con curas periódicas. También, se pueden tomar analgésicos orales. Los antihistamínicos y corticoides orales no se han mostrado muy efectivos.

En la siguiente infografía, te ayudamos a detectar los diferentes tipos de picaduras de insectos más comunes.

 

Tipos de picaduras de insectos

 

De forma genérica, las picaduras de insectos suelen desaparecer en pocos días, con la ayuda de diferentes soluciones o cremas. Sin embargo, algunas personas son más sensibles a las picaduras o mordeduras de insectos y pueden experimentar reacciones más graves y generalizadas. En este caso, debes consultar a tu farmacéutico, el cual te indicará los diferentes tratamientos asociados.

¡Localiza aquí tu Farmacia Amiga más cercana!